971 100 405

Cocaina

La cocaína es de las drogas más duras y adictivas que existen en el mercado, de hecho, España ocupa por desgracia el segundo puesto en consumo en todo el Mundo. La cocaína es extremadamente adictiva y produce tolerancia. Es por ello que tras habituarse el organismo a cierto consumo de cocaína, el efecto deseado deja de producirse, por lo que se producirá un síndrome de abstinencia que obliga a aumentar progresivamente la dosis.

¿Cómo puedo saber si convivo con un cocainómano?

• Tiene cambios bruscos e incomprensibles en el estado de ánimo y de sociabilidad: de la euforia pasa a la apatía, alpesimismo, la tristeza, la depresión, el cólera, la irritabilidad, e incluso, la agresividad

• Desarrolla una hiper vigilancia derivada de la aparición de ideas paranoides (de persecución, de celos, etc.) delirioso alucinaciones

• Tiene estados de ansiedad, tensión, insomnio o impotencia

• Se mueve por conductas dirigidas a obtener la sustancia y el modo de financiarla

• Manipula y engaña personas cercanas

• Absentismo laboral y abandono progresivo de sus tareas y obligaciones

Efectos inmediatos y consecuencias

• La cocaína, en pequeñas cantidades, aumenta la receptividad, genera euforia, incrementa la presión sanguínea y elpulso, causa insomnio y pérdida del apetito

• Taquicardia o bradicardia

• Dilatación pupilar

• Aumento o disminución de la tensión arterial

• Sudoración o escalofríos

• Depresión respiratoria

• Pérdida de peso

• Problemas cardíacos que pueden derivar en infartos o derrames cerebrales

• Acelera la arterioesclerosis y provoca paranoia transitoria

• Provoca la destrucción del entorno personal, familiar y social

Convierte tu mayor debilidad en tu mejor fortaleza. Tu también puedes desintoxicarte. Desintoxicación

El tratamiento de la Clínica Capistrano consiste en un internamiento de mínimo un mes donde uno puede adquirir conocimientos y técnicas para afrontar la enfermedad. Tiene que permanecer desconectado por completo de su entorno para darse cuenta de que tiene un problema y que ha de trabajar en él. En función de la fase de la adicción en que el paciente llegue a la clínica, puede precisar unos días de medicación, incorporándose paulatinamente al programa de deshabituación. Con frecuencia, no se precisa apoyo farmacológico y el paciente se incorpora al programa específico de tratamiento. A medida que pasan las semanas se le van otorgando permisos terapéuticos, siempre en función a su progreso, para poder realizar llamadas, recibir visitas o realizar salidas con el grupo.